Qué Cura El Ajo Con Limón En Ayunas?

Qué Cura El Ajo Con Limón En Ayunas
Beneficios de tomar ajo con limón en ayunas  – Para sacar el máximo provecho del de ajo con limón es necesario machacar el ajo y mezclarlo con el jugo de un limón , para después dejarlo reposar y tómalo en ayunas en medio vaso de agua. No por nada es un remedio casero, pues el consumo de ajo con limón en ayunas con responsabilidad puede traer grandes beneficios para la salud del cuerpo que a continuación te los mencionaremos.

  • Reduce el colesterol

El tomar ajo con limón en ayunas es perfecto para ayudar a limpiar la sangre y a regular los triglicéridos, ya que el ajo contiene grandes cantidades de alicina. Mientras que el limón al tener vitamina C ayuda a eliminar las toxinas y bajar los niveles de colesterol malo.

  • Favorece a la circulación sanguínea 

Al consumirse de manera regular y responsable, favorecerá a la circulación sanguínea y reduce la presión arterial, gracias a los elementos afrutados del ajo , los nutrientes del limón como la vitamina C, que favorece al corazón.

  • Reduce la inflamación

Es un excelente remedio casero para reducir la inflamación producida por procesos infecciosos, estrés y malas digestiones.

¿Qué pasa si tomo ajo con limón en ayunas?

El ajo y el limón tienen propiedades antimicrobianos y si esta mezcla se consume en ayunas es mejor, ya que será lo primero que recibe el cuerpo y por ende la absorción de las propiedades de los ingredientes será mayor, según explicó el portal Terra. Además, la mezcla del ajo y el limón es beneficiosa para mejorar el sistema inmunológico, pues esta es una fruta con alto contenido en vitamina C, que además mejora la absorción del hierro presente en los alimentos de origen vegetal y contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Asimismo, los limones contienen un alto porcentaje de antioxidantes, estos ayudan a proteger las células del cuerpo del daño celular y, de acuerdo con el diario Medical News Today, “los antioxidantes reducen el riesgo de muchas condiciones médicas, como enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad y cáncer; esto lo hacen al eliminar los radicales libres, que son compuestos dañinos y causantes de enfermedades en el cuerpo creados por el estrés oxidativo ”.

Adicional, esta fruta contiene pocos nutrientes, proteínas, grasas, carbohidratos o azúcar y al combinarla con agua contiene solo pequeñas cantidades de otras vitaminas y minerales, como potasio, ácido fólico y algunas vitaminas B. De igual forma, el limón posee limoneno, un aceite presente en la piel de la fruta que gracias al desarrollo de estudios , reporta propiedades antimicrobianas y anticancerígenas, que podrían obtenerse a través de la síntesis de este componente en la piel del limón.

Otro beneficio del limón es que puede aliviar el dolor de garganta, prevenir los cálculos renales y estimular el metabolismo, según una investigación de la Case Western Reserve University, de Estados Unidos.

El estudio también señala que esa fruta puede ayudar a perder peso, optimizar el estado de ánimo y la memoria, aliviar el estreñimiento y mejorar el rendimiento atlético. Sobre la misma línea, ajo tiene otras propiedades, pues disminuye el riesgo de sufrir problemas de presión arterial, según un estudio publicado por la revista científica Molecular and Cellular Biochemistry.

Además, la revista médica Diabetes, Metabolic Syndrome and Obesity publicó otro estudio en el que se determinó que los pacientes diabéticos que consumían ajo en ayunas para complementar su respectivo tratamiento mostraron una reducción considerable de sus niveles de glucosa.

La revista médica Journal of Medicinal Food publicó una investigación en la que se evidencia que el ajo puede combatir los procesos de inflamación, pues incorpora elementos como el disulfuro de dialilo, que sirven para tratar de manera natural la artritis.

  • Sin embargo, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, es importante reducir la ingesta de ajo en personas con problemas estomacales o digestivos, ya que podría llegar a producir irritación del tracto gastrointestinal;

Medline Plus también advierte que el ajo, especialmente fresco, podría aumentar el sangrado. Por ello, recomiendan dejar de tomarlo al menos dos semanas antes de un procedimiento quirúrgico. Asimismo, los pacientes sometidos a tratamiento anticoagulante deben vigilar su consumo, ya que puede elevar el riesgo de sangrado.

¿Qué enfermedades cura el ajo con limón?

Mejora el sistema inmunitario, pues ambos, miel, ajo y limón, tienen propiedades antifúngicas y antimicrobianas, y el limón es beneficioso por sus aceites esenciales como la pectina, el ácido málico o el cítrico. Reduce la tos seca, acaba con los flemas y baja la sequedad de la garganta, además de abrir los pulmones.

¿Cuánto tiempo puedo tomar limón con ajo?

Para muchos bajar de peso no es solo una cuestión de estética, sino de salud, motivo por el cual es muy importante seguir las recomendaciones del médico tratante , así como llevar una dieta baja en calorías y ejercitarse con regularidad. Sin embargo, sumado a estas rutinas para perder grasa corporal, existen algunos remedios naturales que pueden contribuir con este propósito, sobre todo, aquella acumulada en la zona abdominal que es la más difícil de combatir.

Es así como el ajo y el limón, pueden ayudar a mejorar esta condición, gracias a que poseen ciertas propiedades que reducen los niveles de colesterol y el exceso de grasa y por ende, sirven como complemento en la dieta para conseguir mejores resultados en menor tiempo.

Este ha sido un remedio tradicional para combatir varias dificultades en la salud, gracias a sus propiedades desintoxicantes y digestivas que promueven la eliminación de los desechos del organismo , y con ello, beneficios para el hígado y el colon. Al ajo se le atribuyen múltiples beneficios, entre ellos, el refuerzo en las defensas dado que este actúa como un antibiótico natural gracias a que es rico en alicina, una propiedad que actúa como un antibacteriano y que ayudar a evitar la proliferación de bacterias en el organismo.

Sumado a esto, esta sustancia característica del ajo, ayuda en la reducción del colesterol y el riesgo cardíaco. Asimismo, el ajo tiene un poder antiinflamatorio y diurético que estimula la eliminación de los líquidos retenidos para desinflamar los tejidos.

Adicional y gracias a los numerosos antioxidantes que contiene, ayuda a impedir la oxidación celular y a mantener el envejecimiento prematuro. Con respecto a la ansiedad de comer, ingerir ajo ayuda a que se prolongue la sensación de saciedad y con ello, se frene el deseo de ingerir más calorías.

Por otro lado, el ajo reduce el colesterol malo (LDL), el cual, con el paso de los años, puede llegar a obstruir las paredes de las arterias. Este ingrediente regula los niveles y reduce la presencia del LDL en el organismo.

De esta manera, el consumo regular de ajo trae muchos beneficios en la salud, los cuales se potencian aún más si se combina con limón, un fruto cítrico el cual también posee propiedades beneficiosas para la salud. El limón es diurético, tiene un gran poder antibacteriano, ayuda a reforzar el sistema inmunológico y nervioso gracias al potasio y tiene sustancias con acción antioxidante, las cuales favorecen la digestión de las grasas e impiden que estas se acumulen en la zona abdominal y el torrente sanguíneo.

  • Es así que tomar jugo de limón con ajo es ideal no solo porque ayuda con la reducción de peso, sino que además por tratarse de un producto 100% natural, puede incluirse dentro del plan de alimentación , el cual debe incluir la reducción de ingesta de calorías;

Pese a esto, es importante tener presente que no se trata de un truco mágico, sus efectos se verán en cada organismo de manera diferente, dado que cada quien tiene un funcionamiento del metabolismo determinado. Según reseña Mejor con Salud, portal web experto en consejos para la salud, para realizar este jugo, solo se requieren 2 cabezas de ajo, el jugo de 2 limones y 1 ½ litro de agua.

  • Luego de pelar las cabezas de ajo y triturar cada uno de los dientes, se debe agregar el ajo triturado y las rodajas de limón (con cascara), a una ola la cual debe contener el agua;
  • Una vez allí hay que llevar esta combinación a ebullición durante 15 minutos;

Pasado este tiempo, se debe pasar la preparación por un colador e iniciar su consumo. Se puede mantener a temperatura ambiente o en el refrigerador. Esta preparación se debe dividir para tres o más tomas al día, las cuales son recomendables beber antes o durante las tres comidas principales.

¿Qué pasa si como ajo todos los días en ayunas?

Según la Fundación Española del Corazón, consumir un diente de ajo en ayunas reduce los niveles de colesterol malo (LDL) y los triglicéridos del organismo, además de aumentar los niveles de colesterol bueno (HDL) en la sangre.

¿Qué pasa si tomo ajo con limón todos los días?

Beneficios del zumo de limón con miel y ajo –

  • Reduce el colesterol : debido a la alicina del ajo, ayuda a limpiar la sangre y a regular los triglicéridos.
  • Mejora el sistema inmunitario : la miel, el ajo y el limón tienen propiedades antifúngicas y antimicrobianas.
  • Favorece a la circulación sanguínea y reduce la presión arterial , si se consume regularmente, gracias a los elementos afrutados del ajo, los nutrientes de la miel y la vitamina C, que favorece al corazón.
  • Reduce la tos seca , acaba con la flema y baja la sequedad de la garganta.
  • Reduce la inflamación producida por procesos infecciosos, estrés, malas digestiones, etc.

¿Cuáles son los beneficios de comer un limón todos los días?.

¿Cómo limpiar las arterias con ajo y limón?

Así se prepara – Para preparar este remedio se requiere de cuatro limones, cuatro cabezas de ajo y tres litros de agua hervida. Se pelan los ajos y se cortan los dientes en mitades. Se lavan bien los limones y se cortan en trozos pequeños, sin quitarles la corteza, se añade agua tibia, previamente hervida, y se mezcla todo.

Se distribuye la mezcla resultante en tres recipientes de cristal, se cierran bien y se guardan en la nevera durante tres días. Pasado este tiempo, se cuela el contenido y se vuelve a dejar en el refrigerador.

Los primeros días, se toma una cucharada sopera (15 ml) de esta preparación, media hora antes de las principales comidas del día, si el cuerpo reaccionara bien, se aumenta a dos cucharadas soperas también , media hora antes de cada una de las comidas y progresivamente se va aumentando la dosis hasta llegar a un máximo de 50 mililitros, multiplicados por las tres comidas del día.

¿Cómo se toma el ajo para destapar las arterias?

Las arterias son los vasos por donde circula la sangre del corazón a los tejidos y los órganos del cuerpo, como lo reseña el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, mientras que el colesterol es una sustancia cerosa que se encuentra en la sangre y que el cuerpo necesita para formar células sanas.

Sin embargo, tener altos niveles de colesterol puede aumentar el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca, según Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Por tal razón, el portal Salud 180 indicó que combinar ajo con limón es ideal para limpiar las arterias y bajar el colesterol; para obtener la mezcla se necesitan cuatro limones, cuatro cabezas de ajo y tres litros de agua hervida. En seguida, se deben pelar los ajos, se deben cortar por la mitad y los limones se deben cortar, pero hay que retirarles la cáscara.

Después, en el recipiente donde está el agua caliente se agregan los ajos y los limones y se deja reposar por tres días dentro de la nevera. Transcurrido el tiempo, se deberá consumir una cucharada media hora antes de la comida principal de cada día y si el organismo reacciona de forma positiva la dosis se incrementa a dos cucharas antes de cada alimento.

El portal reveló que esta mezcla se puede consumir durante 40 días y solo una vez al año. Hay que señalar que uno de los principales beneficios del consumo de ajo es que disminuye el riesgo de sufrir problemas de presión arterial, según un estudio publicado por la revista científica Molecular and Cellular Biochemistry.

Además, la revista médica Diabetes, Metabolic Syndrome and Obesity publicó un estudio en el que se determinó que los pacientes diabéticos que consumían ajo en ayunas para complementar su respectivo tratamiento mostraron una reducción considerable de sus niveles de glucosa.

De igual manera, el estudio realizado por investigadores del Instituto de Toxicología de la Universidad de Shandong (China) reveló que el ajo fue superior al placebo en la reducción de colesterol sérico total (CT) y triglicéridos (TG). Adicional, la revista médica Journal of Medicinal Food publicó una investigación en la que se evidencia que el ajo puede combatir los procesos de inflamación, pues incorpora elementos como el disulfuro de dialilo que sirve para tratar de manera natural la artritis.

Por su parte, los limones contienen un alto porcentaje de antioxidantes y ayudan a proteger las células del cuerpo del daño celular. S egún una nutricionista de la Universidad CEU UCH, el limón cuenta con varias propiedades y compuestos que tienen un efecto beneficioso para el organismo y la salud de este.

El limón contiene una serie de minerales necesarios para el día a día, como lo es la fibra, el calcio, fósforo, magnesio, potasio, vitamina A y vitamina C. Asimismo, es rico en flavonoides, los cuales previenen las enfermedades con origen oxidativo, como la isquemia, retinopatía, envejecimiento celular, diabetes tipo 2, e incluso algunos tipos de cáncer.

You might be interested:  El Beso Blanco Que Significa?

¿Qué cura el ajo crudo?

    La Paz, 11 jun (UC/MSyD). – El Ajo es una planta de la Madre Tierra que más allá de ser un condimento, aporta con muchos beneficios para la prevención y contrarrestar enfermedades, es un antiviral por excelencia, sirve para infecciones respiratorias, dolores de garganta y dificultades respiratorias, principalmente en esta época de lucha contra la COVID-19.

El Ajo tiene entre sus propiedades medicinales naturales la peculiaridad de combatir infecciones respiratorias, dilata los bronquios, fluidifica las mucosas, estimula el sistema inmunológico, beneficioso para contrarrestar la pandemia del coronavirus, además, un excelente desintoxicante para el organismo, rico en vitamina B.

MODO DE PREPARACIÓN Preparar cinco ajos machacados en una taza con agua y hacer hervir por tres minutos, adicionar miel a gusto, colocar y refrigerar. CONTRAINDICACIONES No consumir en exceso en caso de gastritis y alergia..

¿Qué efectos tiene el ajo en la sangre?

Introducción El ajo Allium sativum , perteneciente a la familia botánica de las liliáceas forma parte del género Allium , al que pertenecen la cebolla, los puerros o ciboulette. Su olor, penetrante y persistente, constituye su característica más notable.

Esta planta es una hierba perenne resistente de 20 a 40 centímetros de altura, hojas alargadas, y flores blancas o rosadas, presenta un bulbo o “cabeza”, compuesto por bulbillos o “dientes”, dispuestos alrededor del tallo y envueltos en una membrana suave y sedosa.

El ajo es el más picante de todos los Allium y ha sido ampliamente utilizado en muchas culturas para finalidades medicinales y culinarias, estando ampliamente introducido en nuestra dieta mediterránea. El ajo es una de las plantas curativas más antiguas de la que tenemos referencia, ha sido cultivado por los seres humanos como planta de alimento desde hace más de 10.

000 años. El ajo nace en el antiguo Turkestán (límite entre China y Afganistán e Irán) desde donde es exportado a China, India, norte de Europa y las márgenes del Mediterráneo. El Codex Ebres , un papiro médico que data del 1550 a.

contiene 22 menciones sobre el ajo y su aplicación en el control de cardiopatía, mordeduras parásitos intestinales y tumores. Los principales componentes activos del ajo son los aminoácidos (ácido glutamínico, arginina, ácido aspártico, leucina, lisina, valina), minerales (principalmente: manganeso, potasio, calcio y fósforo, en cantidades menores: magnesio, selenio, sodio, hierro, zinc y cobre), vitaminas (principalmente: vitamina B6, también vitamina C y, en cantidades menores: ácido fólico, pantoténico y niacina), aceite esencial con muchos componentes sulfurosos, aliína que, mediante la enzima alinasa, se convierte en alicina, ajoeno, producido por condensación de la alicina, quercetina, así como azucares (fructosa y glucosa).

  • En estos últimos años, diferentes estudios llevados a cabo han aportado un gran número de evidencias científicas que pueden justificar su uso como agente antihipertensivo, antifúngico, antimicrobiano, antitrombótico, hipoglicemiante y hipolipemiante;

En el presente trabajo, revisaremos las evidencias existentes sobre el consumo de ajo y el riesgo cardiovascular, analizando su papel sobre el perfil lipídico, el endotelio vascular y la agregación plaquetaria. Ajo y perfil lipídico En modelos animales se ha demostrado los beneficios del ajo sobre el perfil lipídico y progresión de la placa de ateroma.

  1. Uno de los primeros trabajos realizados por Efedy y cols;
  2. (1), en arterias carótidas de conejos demostró que el extracto de ajo reduce los niveles séricos de colesterol teniendo un efecto protector contra la arteriosclerosis inhibiendo el desarrollo de las lesiones en la íntima de la arteria;

Otro trabajo (2) en conejos demuestra que la suplementación de ajo disminuye el colesterol y reduce la síntesis, maduración y acumulación de colágeno en las arterias. Los estudios en este campo son múltiples, consiguiendo demostrar en modelos animales; prevención de las alteraciones sobre el endotelio vascular (3), reducción de la evolución del volumen de la placa de ateroma (4) y reducción de lípidos contenidos en células arteriales (5).

También se han realizado estudios en humanos, por ejemplo en Canadá se evaluó la influencia sobre el perfil lipídico del ajo y el aceite de pescado, por separado y combinados, sobre los lípidos plasmáticos en varones hipercolesterolémicos y se concluyó que el ajo aislado producía una disminución del colesterol total y del LDL colesterol, mientras que el aceite de pescado disminuía los triglicéridos y aumentaba el LDL-colesterol.

La combinación de ambos invertía el efecto del aumento de LDL-colesterol inducido por el aceite de pescado (6). En otro trabajo, el consumo regular de 5 g de ajo crudo dos veces al día durante 42 días disminuyó los niveles de colesterol total y triglicéridos (7).

  1. A pesar de que estos estudios anteriores corroboren que el ajo tiene un efecto sobre los lípidos plasmáticos, también existen estudios en los que no se ha demostrado esta relación de forma significativa;

En la Universidad de Bonn (8), a 25 sujetos con hipercolesterolemia moderada, se les administró una preparación de aceite de ajo comparándolos con un grupo placebo, afirmando que este preparado no tiene influencia en las lipoproteínas plasmáticas, ni en la absorción y síntesis del colesterol.

  1. Tampoco se detectaron resultados estadísticamente significativos en un estudio holandés que investigó el efecto del ajo en polvo sobre la proteína C reactiva y lípidos en plasma en personas fumadoras con sobrepeso, donde no hubo evidencia antiinflamatoria ni mejora en el perfil lipídico sobre los sujetos normolipémicos (9);

En diseños tipo ensayo clínico tampoco se ha conseguido demostrar diferencias estadísticamente significativas. De este modo en la Universidad de Stanford se ha estudiado el efecto de una preparación comercial de ajo sobre sujetos hipercolesterolémicos frente a placebo, sin encontrar diferencias significativas en los niveles de lípidos en plasma (10), tampoco se encontraron diferencias en otros trabajos aleatorizados frente a placebo (11-12).

  • Efecto sobre la tensión arterial y endotelio vascular En modelos animales (perros y ratas) se ha demostrado en la década de los 90 los efectos hipotensores y bradicardizantes del ajo de manera dosis-dependiente (13);

También se ha demostrado en perros su efecto antiarrítmico dosis-dependiente por la supresión de contracciones ventriculares precoces, así como de la incidencia de taquicardia ventricular (14). Por otra parte se ha contrastado en modelos animales los efectos diuréticos de cápsulas de ajo en polvo y de su efecto antihipertensivo, provocando, a dosis elevadas, bradicardia e inversión de la onda T en el ECG (15).

  • Los efectos relajantes también se han demostrado en modelos animales en el músculo cardiaco (16), mostrándose en otro trabajo (17) que la fuerza contráctil de corazón se ve disminuida, hipotetizando los autores que altas dosis de este extracto podrían tener efectos no deseables;

Otros grupos defienden la hipótesis de que el ajo en ratas bloquea un factor que induce la hipertensión antagonizando in vivo el efecto inhibitorio, pero los resultados no han sido estadísticamente significativos (18). Efecto antiagregante plaquetario Chan y cols.

  • (19) han realizado un estudio en ratas con el aceite de ajo enriquecido en dialil trisulfidico para comprobar su efecto anticoagulante, concluyendo que este compuesto tiene la capacidad de inhibir o desactivar la formación de trombina, aumentar los factores anticoagulantes, prevenir el desarrollo de la formación de trombos y aumentar la concentración de fibrinógeno en plasma a altas dosis;

Otro estudio con ajo en polvo ha demostrado que este favorece la actividad fibrinolítica además de suprimir el sistema de coagulación previniendo así la formación de trombos (20). Estos resultados se han corroborado en otro trabajo, en el cual se demuestra que el extracto alcohólico de ajo es un potente inhibidor de la agregación plaquetaria (21).

En un ensayo clínico randomizado realizado en varones con cardiopatía isquémica ha demostrado que el consumo de extracto de ajo produce una disminución de los productos de estrés oxidativo y un aumento de la dilatación de la arteria braquial (22).

En otro trabajo se ha demostrado como el consumo de extracto de ajo mejora la disfunción endotelial inducida por la hiperhomocisteinemia (23). Otros efectos beneficiosos a nivel cardiovascular Estudios realizados en ratas durante 3 semanas demuestran que el ajo y el dialil trisulfúrico mejoran el control glucémico y la tolerancia oral a la glucosa e incrementan la secreción y la sensibilidad de la insulina (24).

Un compuesto del ajo llamado S- allilcisteína sulfóxido puede poseer efecto antidiabético ya que tiene el mismo efecto que la insulina o la glibenclamida (25). También se ha evaluado el efecto antioxidante del ajo.

De este modo en un trabajo realizado en ratas, utilizando el aceite de ajo contra el daño oxidativo producido por la nicotina, comprueban que este aceite es un antioxidante efectivo ya que incrementa la resistencia sobre la peroxidación de los lípidos y refuerza la actividad de las enzimas antioxidantes (26). Conclusión Los trabajos revisados muestran como el ajo posee propiedades y efectos positivos sobre los lípidos plasmáticos, hipertensión, progresión de la arteriosclerosis, antiagregación plaquetaria etc. A pesar de ello, son muchos los interrogantes abiertos. Por ejemplo, no está claro si los efectos demostrados en los animales son extrapolables en su integridad a las personas, tampoco esta claro la cantidad necesaria de ajo al día que es precisa ingerir para obtener los efectos deseados, ni el tipo de preparado (en crudo, extracto en polvo, en base oleosa, etc.

Por otra parte son necesarios nuevos estudios que evalúen si estos efectos beneficiosos del consumo de ajo se traducen en una disminución de los eventos cardiovasculares y/o mortalidad asociada, de momento solo demostrado en animales (27).

Por ello nos queda un largo camino que recorrer en la evaluación científica de este alimento, siempre en el contexto de una dieta equilibrada. Bibliografía 1. Efendy JL, Simmons DL, Campbell GR, Campbell JH. The effects of the aged garlic extract, `Kyolic´, on the development of experimental atherosclerosis.

  1. Atherosclerosis 1997; 132: 37-42;
  2. [ Links ] 2;
  3. Mirhadi SA, Singh S, Gupta PP;
  4. Effect of garlic supplementation to atherogenic diet on collagen biosynthesis in various tissues of rabbits;
  5. Indian Heart J 1990; 42: 99-104;

[ Links ] 3. Slowing K, Ganado P, Sanz M, Ruiz E, Tejerina T. Study of garlic extracts and fractions on colesterol plasma levels and vascular reactivity in colesterol-fead rats. J Nutr 2001; 131: 994S-9S. [ Links ] 4. Koscielny J, Klüssendorf D.

The anthiatherosclerosis effect of Allium sativum. Atherosclerosis 1999; 144: 237-49. [ Links ] 5. Orekhov AN, Grünwald J. Effects of garlic on atherioesclerosis. Nutrition 1997; 13: 7-8. [ Links ] 6.

Adler AJ, Holub BJ. Effect of garlic and fish-oil supplementation on serum lipid and lipoprotein concentrations in hypercholesterolemic men. Am J. Clin Nut 1997; 65: 445-50. [ Links ] 7. Mahmoodi M, Islami MR, Asadi Karam G, Khaksari M, Sahenghadam Lotfi A, Study of the effect of raw garlyc consumption on the level of lipids and other bloodd biochemical factors in hyperlipidemic individuals.

Pak J Pharm 2006; 19: 295-8. [ Links ] 8. Berthold HK, Sudhop T, von Bergmann K. Effect of garlic oil preparation on serum lipoproteins and cholesterol metabolism: A randomized controlled trial. JAMA 1998; 179: 1900-2.

[ Links ] 9. Van Doorn MB, Espirito Santo SM, Meijer P. Effect of garlic powder on C- reactive protein and plasma lipids in overweight and smoking subjects. Am J Clin Nutr 2006; 84: 1924-9. [ Links ] 10. Gardner CD, Chatterjee LM, Carlson JJ. The effect of a garlic preparation on plasma lipid levels in moderately hypercholesterolemic adults.

  1. Atherosclerosis 2001; 154: 213-20;
  2. [ Links ] 11;
  3. Superko HR, Krauss RM;
  4. Garlic powder, effect on plasma lipids, postpandrial lipemia, low density lipoprotein particule size, high-density lipoprotein subclass distribution and lipoprotein (a);

J Am Coll Cardiol 2000; 35: 321-6. [ Links ] 12. Isaacsohn JL, Moser M. Garlic powder and plasma lipids and lipoproteins: A multicenter, randomizer, placebo control trial. Arch Intern Med 1998 8; 158: 1189-94. [ Links ] 13. Martin N, Bardisa L, Pantoja C, Roman R, Vargas M.

Experimental cardiovascular depressant effects of garlic (Allium sativum). J Ethnopharmacol 1992; 37: 145-9. [ Links ] 14. Martin N, Bardisa L, Pantoja C, Vargas M, Quezada P, Valenzuela J. Anti-arrhythmic profile of a garlic dialysate assayed in dogs and isolated atrial preparations.

J Ethnopharmacol 1994; 43: 1-8. [ Links ] 15. Pantoja CV, Chiang LC, Norris BC, Concha JB. Diuretic, natriuretic and hypotensive effects produced by Allium sativum (garlic) in anaesthetized dogs. J Ethnopharmacol 1991; 31: 325-31. [ Links ] 16. Aqel MB, Gharaibah MN, Salhab AS.

  1. Direct relaxant effects of garlic juice on smooth and cardiac muscles;
  2. J Ethnopharmacol 1991; 33: 13-9;
  3. [ Links ] 17;
  4. Yadav RK, Verma NS;
  5. Effects of garlic (Allium sativum) extract on the Herat rate, rhythm and force of contraction in frog: A dose-dependent study;

Indian J Exp Biol 2004; 42: 628-31. [ Links ] 18. Pedraza-Chaverri J, Tapia E, Medina-Campos O, Granados MA, Franco M. Garlic prevents hypertension induced by chronic inhibition of nitric oxide synthesis. Life Sciences 1998; 62: 71-7. [ Links ] 19.

  1. Chan KC, Yin MC, Chao WJ;
  2. Effect of diallyl trisulfide-rich garlic oil an blood coagulation and plasma activity of anticoagulation factors in rats;
  3. Food Chem Toxicol 2007; 45: 502-7;
  4. [ Links ] 20;
  5. Fukao H, Yoshida H, Tazawa Y, Hada T;

Antithrombotic effects of odorless garlic powder both in vitro and in vitro. Biosci Biotechnol Biochem 2007; 71: 84-90. [ Links ] 21. Indrajit D, Khan NS, Sooranna SR. Potent activation of nitric oxide synthase by garlic: A basis for its therapeutic applications.

Curr Med Res Opin 1995; 13: 257-60. [ Links ] 22. Williams MJ, Sutherland WH, McCormick MP, Yerman Dj, de Jong Sa. Aged garlic extract improves endothelial function in men with CAD. Phytother Res 2003; 19: 314-9.

[ Links ] 23. Weiss N, Ide N, Abahji T, Nill L, Keller C, Hoffmann U. Aged garlic improves homocysteine. Induced endothelial dysfunction in macro- and micro. J Nutr 2006;136: 7505-45         [ Links ] 24. Liu CT, Hse H, Lii CK, Chen PS, Sheen LY. Effects of garlic oil and diallyl trisulfide on glycemic control in diabetic rats.

  • Eur J Pharmacol 2005; 516: 165-73;
  • [ Links ] 25;
  • Salazar Sotolongo Y;
  • Allium sativum l;
  • un agente antitrombótico diferente” Rev;
  • Cubana Angiol y Cir Vasc 2000; 1: 155-60         [ Links ] 26;
  • Helen A, Rajasree CR, Krishnakumar K, Augusti KT,Vijayammal PL;

Antioxidant role of oils isolated from garlic (Allium sativum Linn) and onion (Allium cepa Linn) on nicotine-induced lipid peroxidation. Vet Hum Toxicol 1999; 41: 316-9. [ Links ] 27. Kim JM, chang N, Kim KW, Chun HS. Dietary S-allyl-L-cysteine reduces mortality with decreased incidence of stroke and behavioral changes in stroke-prone spontaneously hypertensive rats. [ Links ] Dirección para correspondencia: Daniel de Luis Román. C/ Perales, 16 (Urb. Las Aceñas). 47130 Valladolid. e-mal: [email protected] es Trabajo aceptado: 15 de enero de 2008.

You might be interested:  Para Que Sirve La Vela De Ajo?

¿Qué tipo de bacteria mata el ajo?

ARTÍCULO ORIGINAL Función Antimicrobiana de la Alicina de Ajo en cultivos de Staphylococcus aureus, Pseudomonas aeruginosa y Escherichia coli Antimicrobial function of Garlic Allicin in cultures of Staphylococcus Aureus, Pseudomonas Aeruginosa and Escherichia Coli Luis Rodrigo Chalar Vargas 1 , Juan Carlos Moya Mamani 1 , Elmer Vargas Alvarez 1 , Magaly Sejas Rebollo 2 , Betzabe Romero 3 1 Estudiantes de Medicina de la Universidad Mayor de San Simón, Facultad de Medicina Auréleo Melean Cochabamba – Bolivia.

2  Jefe de Departamento de Fisiopatología, Docente de Microbiología e la Universidad Mayor de San Simón, Facultad de Medicina Auréleo Melean Cochabamba – Bolivia. 3  Docente de Medicina Social y Preventiva de la Universidad Mayor de San Simón, Facultad de Medicina Auréleo Melean Cochabamba – Bolivia.

Correspondencia a: Elmer Vargas Alvarez [email protected] com Procedencia y arbitraje: no comisionado, sometido a arbitraje externo. Recibido para publicación: 17 de Mayo de 2014 Aceptado para publicación: 22 de Junio de 2014 Citar como: Rev Cient Cienc Med 2014; 17(1): 26-28.

¿Qué personas no pueden comer ajo?

El ajo ( Allium sativum L. ) es una especie que pertenece a la familia Liliaceae (comprende alrededor de 600 especies), originaria de Asia central. Desde tiempos inmemoriales se utilizan los bulbos, tanto para su uso culinario como por sus propiedades terapéuticas.

  • Fue conocida por las culturas mediterráneas y en la Edad Media lo utilizaron para combatir la peste;
  • Más tarde se conoció en el continente americano y en la actualidad se cultivan diversas variedades de ajo en numerosos países del mundo como España, Italia, Egipto, Argentina, Méjico, Estados Unidos (California), China, India, etc;

Composición química El ajo está constituido por el bulbo subterráneo, conocido vulgarmente como cabeza de ajo. Éste, a su vez, está constituido por un número variable de bulbillos (los dientes), que están insertados sobre un eje aplastado. El ajo contiene numerosos componentes activos, de entre los que destacan sus compuestos azufrados.

Si el bulbo está intacto y fresco, el componente mayoritario identificado es la aliína o sulfóxido de S-alil-cisteína (aminoácido azufrado). La aliína es una sustancia inodora e inestable, pero, además de ésta, en el bulbo intacto se encuentran otros compuestos azufrados solubles en medio acuoso, como son los sulfóxidos S-metil-L-cisteína y S-propenil-S-cisteína, S-glutatión, g-glutamil-S-alil cisteína, y g-glutamil-S-alil-mercapto-L-cisteína.

Cuando los bulbos de ajo se almacenan a baja temperatura, la aliína se mantiene inalterable, mientras que cuando el ajo es machacado o triturado, la aliína se transforma en alicina y otros compuestos azufrados (tiosulfinatos), por la acción de la enzima aliinasa.

  1. Estos últimos son muy inestables y se transforman con extrema rapidez en otros compuestos organosulfurados: sulfuro de dialilo, disulfuro de dialilo (mayoritario en la esencia de ajo), trisulfuro de dialilo y ajoenos, todos ellos solubles en medio oleoso;

Se considera que 1 mg de aliína equivale a 0,45 mg de alicina. Las preparaciones comerciales de ajo normalmente se estandarizan según el contenido de los compuestos azufrados, particularmente de aliína, o del rendimiento de alicina. Además, en el bulbo de ajo se encuentran sales minerales (selenio), azúcares, lípidos, aminoácidos esenciales, saponósidos, terpenos, vitaminas, enzimas, flavonoides y otros compuestos fenólicos.

  • También se considera que contiene aceite esencial (debido a la formación de los compuestos azufrados volátiles), aunque éste no se encuentra preformado en el fármaco;
  • Propiedades farmacológicas En los últimos 30 años se han realizado numerosos estudios, tanto in vitro como in vivo, sobre la química y las propiedades farmacológicas del ajo;

De esta manera, actualmente están documentadas muchas de sus propiedades, entre las que destacan su acción antioxidante, hipolipemiante, antiaterogénica, antitrombótica, hipotensora, antimicrobiana, antifúngica, anticarcinogénica, antitumorogénica e inmunomoduladora.

Todas estas propiedades farmacológicas se atribuyen principalmente a sus componentes azufrados. Actividad antioxidante En numerosas investigaciones realizadas in vitro e in vivo (en animales) se ha demostrado que el ajo fresco y muchos de sus preparados poseen efecto antioxidante.

Se ha visto que son eficaces para inhibir la formación de radicales libres, refuerzan el mecanismo de captación de radicales endógenos, aumentan las enzimas antioxidantes celulares (p. ej. , la superóxido dismutasa [SOD], catalasa y glutatión peroxidasa), protegen las lipoproteínas de baja densidad de la oxidación por los radicales libres e inhiben la activación del factor nuclear Kappa B (factor de transcripción inducido por oxidantes).

Parece ser que aunque prácticamente todos los componentes del ajo poseen actividad antioxidante, los componentes con mayor capacidad podrían ser S-alil-cisteína y alicina, y también se sugiere que el efecto antioxidante es dependiente de la dosis y el tiempo.

Las propiedades antioxidantes del ajo y sus componentes son de gran interés en relación con sus efectos antiaterogénico, antihepatotóxico y anticancerígeno. Actividad hipolipemiante y antiaterogénica Actualmente está muy bien documentado que el ajo y sus componentes presentan un efecto positivo sobre la hipercolesterolemia, lo que disminuye los valores de colesterol total y de cLDL.

  1. Se supone que el efecto reductor del colesterol está relacionado con la dosis administrada;
  2. Entre los mecanismos de acción propuestos, se incluye la inhibición de la biosíntesis del colesterol al inhibir la actividad de enzimas, como la hidroximetilglutaril-coenzima A reductasa (HMG-CoA) y la lanolesterol-14-dimetilasa;

El ajo y sus componentes también poseen efecto antiaterogénico y antiaterosclerótico. Actividad antiagregante y fibrinolítica Se han comprobado también propiedades inhibitorias de la agregación plaquetaria del ajo, tanto in vitro como in vivo (en animales).

Se supone que el ajo contiene más de un inhibidor de la agregación y de la liberación plaquetarias. Se considera que la alicina es el inhibidor principal, aunque algunos autores atribuyen esta propiedad a los ajoenos.

Dentro de los mecanismos de acción propuestos para este efecto antiagregante, se incluye la inhibición de la síntesis de tromboxano a través de la inhibición de la ciclooxigenasa y la lipooxigenasa, y el efecto inhibidor sobre receptores plaquetarios de ADP, colágeno y fibrinógeno.

  • Ciertos componentes del ajo afectan también a los procesos que preceden a la agregación plaquetaria, como la activación de los trombocitos;
  • En diferentes ensayos clínicos se demuestra que el efecto antitrombótico (aunque poco potente) del ajo, puede tener una incidencia importante al potenciar la actividad antiagregante de otros fármacos y por ello ser causa de interacciones medicamentosas y originar efectos adversos;

Actividad antihipertensiva Se han publicado diversos ensayos clínicos que demuestran el efecto hipotensor del ajo, generalmente utilizado en dosis de 600-900 mg/día. Las reducciones en la presión arterial son moderadas. Este efecto antihipertensivo probablemente se debe a su efecto vasodilatador.

Además, en cultivos de células endoteliales se ha comprobado que un extracto acuoso de ajo fresco inhibe de manera eficaz la actividad de la adenosina desaminasa (ADA), lo que puede contribuir a la actividad antihipertensiva y a los efectos vasoprotectores del ajo.

Actividad antimicrobiana y antifúngica Se ha demostrado, in vitro, que la alicina es activa contra bacterias grampositivas y gramnegativas, aunque en esta acción parece que también contribuyen los ajoenos y el trisulfuro de dialilo. El ajo es, además, antifúngico, ya que ha demostrado su actividad frente a Candida y otros hongos, con una eficacia similar al clotrimazol en la eliminación de los síntomas clínicos de la candidiasis oral.

Actividad anticarcinogénica y antitumorogénica Estudios epidemiológicos y ensayos realizados en animales han demostrado que el consumo de ajo ejerce un efecto protector que reduce la incidencia de determinados tipos de cánceres, como el gástrico, colorrectal, de mama, cervical, etc.

El efecto anticancerogénico parece deberse a diversos mecanismos, como ser captador de radicales libres, incrementar los valores de glutatión, incrementar o modular la actividad de enzimas como glutatión-S-transferasa, catalasa, mecanismos de reparación de ADN, prevención del daño cromosómico, etc.

Actividad inmunomoduladora Estudios in vitro e in vivo han demostrado que el ajo tiene varios efectos que aumentan la inmunidad, como la estimulación de la proliferación de linfocitos y la fagocitosis de macrófagos, así como la estimulación de la liberación del interferón gamma.

También se ha demostrado que el ajo y sus componentes aumentan la actividad de las células asesinas naturales. Indicaciones El ajo tiene propiedades diaforéticas, expectorantes, antiespasmódicas, antisépticas, antimicrobianas, hipotensivas y antihelmínticas y es un promotor de la leucocitosis.

  • Tradicionalmente se ha utilizado en el tratamiento de bronquitis crónica, catarros, asma bronquial y gripe;
  • También se ha utilizado para tratar la aerofagia, dispepsias, espasmos abdominales y amenorrea;

Tópicamente se ha utilizado para el tratamiento de callos, verrugas, otitis, artritis, artralgias, neuralgias o ciática. Sin embargo, el uso actual del ajo y de sus preparados se centra en su acción antihipertensiva, antiaterogénica, antitrombótica, antimicrobiana, fibrinolítica, preventiva del cáncer e hipolipemiante.

Así, por ejemplo, la Comisión E alemana indica su empleo en hiperlipidemias, arteriosclerosis, hipertensión arterial y en la prevención de problemas vasculares relacionados con la edad. En cuanto a las dosis recomendadas, a pesar de que la dosis eficaz todavía no ha sido bien determinada, en general se recomienda para un adulto una dosis de unos 4 g al día de ajo o 300 mg de ajo pulverizado encapsulado (valorado en 1,3% de aliína o 0,6% de alicina) dos o tres veces al día o 7,2 g de extracto de ajo envejecido al día.

Reacciones adversas Se considera que el ajo es una especie que carece de toxicidad. Sin embargo, el consumo de ajo puede producir efectos adversos, aunque los más frecuentes no son graves, ya que no conllevan riesgos para la salud, puesto que están relacionados con el desarrollo de mal aliento o mal olor corporal.

  • El consumo de ajo también puede producir, en algunos casos menos frecuentes y cuando el ajo se consume en dosis elevadas o en personas especialmente sensibles, dolor abdominal, sensación de saciedad, náuseas y flatulencia;

También, mucho más raramente, podría producir síndrome de Ménière, infarto de miocardio, hematoma epidural o alteración en la coagulación. Por otro lado, el poder alergénico del ajo está bien reconocido, ya que se han identificado alérgenos como el disulfuro de dialilo, el sulfuro de alilpropilo y la alicina (este último puede ser irritante).

Se ha descrito la aparición de reacciones alérgicas tanto por la ingestión como por contacto; la más frecuente es la aparición de dermatitis por contacto. El ajo fresco es muy irritante, especialmente en condiciones oclusivas, de manera que el contacto con la piel por un período superior a las 6-18 h se ha manifestado en ocasiones con quemaduras y necrosis cutánea.

Interacciones El ajo puede intensificar los efectos de los anticoagulantes, como la heparina o warfarina, y de los antiagregantes plaquetarios, lo que favorece la aparición de hemorragias. También diversos informes han sugerido que los complementos dietéticos y preparados fitoterapéuticos de ajo pueden aumentar el riesgo de hemorragia en pacientes durante la cirugía, por lo que resulta prudente dejar de tomar dosis elevadas de estos productos unos 10 días antes de una intervención quirúrgica.

También se ha detectado interacción con saquinavir y posiblemente con otros inhibidores de proteasa, lo que puede disminuir los valores de saquinavir en sangre y, por consiguiente, reducir su efectividad.

Es importante tener este efecto en cuenta, ya que enfermos de sida ingieren, junto a los retrovirales, preparados de ajo para disminuir el colesterol, que normalmente aumenta como efecto secundario a esta medicación. Esta interacción puede deberse al hecho de que el ajo y los inhibidores de proteasa se metabolizan a través de la misma vía, el sistema CYP450.

Contraindicaciones Además de estar contraindicado el consumo de ajo en personas hipersensibles, en vista de las acciones terapéuticas del ajo, éste debe usarse con precaución en caso de trastornos de la coagulación debido a que puede favorecer la aparición de hemorragias.

En cuanto al embarazo y lactancia, al ajo se le atribuye actuar como abortivo y de afectar al ciclo menstrual, y también se ha descrito que presenta actividad uterínica. Además, algunos estudios han demostrado que el consumo de ajo por parte de las madres lactantes altera el olor de su leche y la conducta de los lactantes.

  1. Esto puede deberse a que los sulfóxidos se excretan en cantidades significativas con la leche materna, lo que le confiere un sabor desagradable que puede afectar al niño;
  2. Ante esto y por la falta de informes experimentales o clínicos acerca de los efectos adversos durante el embarazo o la lactancia, en estos casos no deben ingerirse dosis de ajo que excedan a las cantidades que se utilizan en las comidas;

Preparadosde ajoutilizados más frecuentemente en fitoterapia El ajo contiene numerosos componentes activos, de entre los que destacan sus compuestos azufrados, cuya presencia, su proporción o su ausencia en los distintos preparados dependen de manera decisiva del procesado.

¿Qué pasa si me tomo un diente de ajo en la noche?

El ajo es uno de los alimentos más saludables que se pueden encontrar en la cocina, debido a sus amplios usos como remedio natural cuando se trata de cuidar la salud. En ese orden de ideas, el ajo en ayunas puede ayudar a bajar los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre, y puede prevenir enfermedades cardiovasculares por este mismo efecto e incluso ayuda a aliviar varios malestares gastrointestinales.

En cuanto a consumirlo por las noches, el ajo podría ayudar a conciliar el sueño, sobre todo si se sufre de insomnio. Es por eso que se recomienda que se tome en forma de infusión. Sin embargo, varias personas se comen el diente completo.

Asimismo, puede ayudar a combatir dolores de cabeza y la presión alta, por lo que puede ser efectivo para ayudar a dormir más placenteramente.

¿Qué pasa si como un diente de ajo antes de dormir?

El ajo es un alimento que posee beneficios pero hay casos en los que debemos cuidarnos de su consumo, por ejemplo, cuando existen problemas digestivos. Esto aplica sobre todo en la noche, al considerarse que es fuerte para el estómago. Así puedes perder grasa tomando agua de berenjena y limón, mira cómo preparar esta bebida “Nuestro organismo aprovecha las horas de la noche para recargar pilas y obtener nuevas fuentes de nutrientes con los que reforzar nuestra salud”, recuerda Actitud Saludable.

Debido a su condición de antibiótico natural, el ajo puede ayudar a mejorar nuestro sistema inmunológico. Es recomendado para reducir la tos e incluso se considera que ayuda contra el insomnio. Cuando la cena es muy pesada, consumir ajo puede ayudar a la digestión porque neutraliza los ácidos del estómago, sobre todo si hay problemas de acidez.

Una dieta rica en frutas y vegetales reduce el riesgo de demencia en los adultos mayores Otro caso en el que se sugiere no consumir ajo es cuando existe halitosis porque su fuerte olor puede dejar un sabor desagradable. Se suele recomendar el consumo de hasta dos dientes de ajo diarios, uno en ayunas y otro después de almuerzo.

You might be interested:  Maquina De Ruido Blanco Para Que Sirve?

¿Qué pasa si me tomo un diente de ajo en la noche?

El ajo es uno de los alimentos más saludables que se pueden encontrar en la cocina, debido a sus amplios usos como remedio natural cuando se trata de cuidar la salud. En ese orden de ideas, el ajo en ayunas puede ayudar a bajar los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre, y puede prevenir enfermedades cardiovasculares por este mismo efecto e incluso ayuda a aliviar varios malestares gastrointestinales.

En cuanto a consumirlo por las noches, el ajo podría ayudar a conciliar el sueño, sobre todo si se sufre de insomnio. Es por eso que se recomienda que se tome en forma de infusión. Sin embargo, varias personas se comen el diente completo.

Asimismo, puede ayudar a combatir dolores de cabeza y la presión alta, por lo que puede ser efectivo para ayudar a dormir más placenteramente.

¿Quién no puede comer ajo?

El ajo ( Allium sativum L. ) es una especie que pertenece a la familia Liliaceae (comprende alrededor de 600 especies), originaria de Asia central. Desde tiempos inmemoriales se utilizan los bulbos, tanto para su uso culinario como por sus propiedades terapéuticas.

  • Fue conocida por las culturas mediterráneas y en la Edad Media lo utilizaron para combatir la peste;
  • Más tarde se conoció en el continente americano y en la actualidad se cultivan diversas variedades de ajo en numerosos países del mundo como España, Italia, Egipto, Argentina, Méjico, Estados Unidos (California), China, India, etc;

Composición química El ajo está constituido por el bulbo subterráneo, conocido vulgarmente como cabeza de ajo. Éste, a su vez, está constituido por un número variable de bulbillos (los dientes), que están insertados sobre un eje aplastado. El ajo contiene numerosos componentes activos, de entre los que destacan sus compuestos azufrados.

  • Si el bulbo está intacto y fresco, el componente mayoritario identificado es la aliína o sulfóxido de S-alil-cisteína (aminoácido azufrado);
  • La aliína es una sustancia inodora e inestable, pero, además de ésta, en el bulbo intacto se encuentran otros compuestos azufrados solubles en medio acuoso, como son los sulfóxidos S-metil-L-cisteína y S-propenil-S-cisteína, S-glutatión, g-glutamil-S-alil cisteína, y g-glutamil-S-alil-mercapto-L-cisteína;

Cuando los bulbos de ajo se almacenan a baja temperatura, la aliína se mantiene inalterable, mientras que cuando el ajo es machacado o triturado, la aliína se transforma en alicina y otros compuestos azufrados (tiosulfinatos), por la acción de la enzima aliinasa.

  1. Estos últimos son muy inestables y se transforman con extrema rapidez en otros compuestos organosulfurados: sulfuro de dialilo, disulfuro de dialilo (mayoritario en la esencia de ajo), trisulfuro de dialilo y ajoenos, todos ellos solubles en medio oleoso;

Se considera que 1 mg de aliína equivale a 0,45 mg de alicina. Las preparaciones comerciales de ajo normalmente se estandarizan según el contenido de los compuestos azufrados, particularmente de aliína, o del rendimiento de alicina. Además, en el bulbo de ajo se encuentran sales minerales (selenio), azúcares, lípidos, aminoácidos esenciales, saponósidos, terpenos, vitaminas, enzimas, flavonoides y otros compuestos fenólicos.

  • También se considera que contiene aceite esencial (debido a la formación de los compuestos azufrados volátiles), aunque éste no se encuentra preformado en el fármaco;
  • Propiedades farmacológicas En los últimos 30 años se han realizado numerosos estudios, tanto in vitro como in vivo, sobre la química y las propiedades farmacológicas del ajo;

De esta manera, actualmente están documentadas muchas de sus propiedades, entre las que destacan su acción antioxidante, hipolipemiante, antiaterogénica, antitrombótica, hipotensora, antimicrobiana, antifúngica, anticarcinogénica, antitumorogénica e inmunomoduladora.

Todas estas propiedades farmacológicas se atribuyen principalmente a sus componentes azufrados. Actividad antioxidante En numerosas investigaciones realizadas in vitro e in vivo (en animales) se ha demostrado que el ajo fresco y muchos de sus preparados poseen efecto antioxidante.

Se ha visto que son eficaces para inhibir la formación de radicales libres, refuerzan el mecanismo de captación de radicales endógenos, aumentan las enzimas antioxidantes celulares (p. ej. , la superóxido dismutasa [SOD], catalasa y glutatión peroxidasa), protegen las lipoproteínas de baja densidad de la oxidación por los radicales libres e inhiben la activación del factor nuclear Kappa B (factor de transcripción inducido por oxidantes).

Parece ser que aunque prácticamente todos los componentes del ajo poseen actividad antioxidante, los componentes con mayor capacidad podrían ser S-alil-cisteína y alicina, y también se sugiere que el efecto antioxidante es dependiente de la dosis y el tiempo.

Las propiedades antioxidantes del ajo y sus componentes son de gran interés en relación con sus efectos antiaterogénico, antihepatotóxico y anticancerígeno. Actividad hipolipemiante y antiaterogénica Actualmente está muy bien documentado que el ajo y sus componentes presentan un efecto positivo sobre la hipercolesterolemia, lo que disminuye los valores de colesterol total y de cLDL.

Se supone que el efecto reductor del colesterol está relacionado con la dosis administrada. Entre los mecanismos de acción propuestos, se incluye la inhibición de la biosíntesis del colesterol al inhibir la actividad de enzimas, como la hidroximetilglutaril-coenzima A reductasa (HMG-CoA) y la lanolesterol-14-dimetilasa.

El ajo y sus componentes también poseen efecto antiaterogénico y antiaterosclerótico. Actividad antiagregante y fibrinolítica Se han comprobado también propiedades inhibitorias de la agregación plaquetaria del ajo, tanto in vitro como in vivo (en animales).

Se supone que el ajo contiene más de un inhibidor de la agregación y de la liberación plaquetarias. Se considera que la alicina es el inhibidor principal, aunque algunos autores atribuyen esta propiedad a los ajoenos.

Dentro de los mecanismos de acción propuestos para este efecto antiagregante, se incluye la inhibición de la síntesis de tromboxano a través de la inhibición de la ciclooxigenasa y la lipooxigenasa, y el efecto inhibidor sobre receptores plaquetarios de ADP, colágeno y fibrinógeno.

Ciertos componentes del ajo afectan también a los procesos que preceden a la agregación plaquetaria, como la activación de los trombocitos. En diferentes ensayos clínicos se demuestra que el efecto antitrombótico (aunque poco potente) del ajo, puede tener una incidencia importante al potenciar la actividad antiagregante de otros fármacos y por ello ser causa de interacciones medicamentosas y originar efectos adversos.

Actividad antihipertensiva Se han publicado diversos ensayos clínicos que demuestran el efecto hipotensor del ajo, generalmente utilizado en dosis de 600-900 mg/día. Las reducciones en la presión arterial son moderadas. Este efecto antihipertensivo probablemente se debe a su efecto vasodilatador.

Además, en cultivos de células endoteliales se ha comprobado que un extracto acuoso de ajo fresco inhibe de manera eficaz la actividad de la adenosina desaminasa (ADA), lo que puede contribuir a la actividad antihipertensiva y a los efectos vasoprotectores del ajo.

Actividad antimicrobiana y antifúngica Se ha demostrado, in vitro, que la alicina es activa contra bacterias grampositivas y gramnegativas, aunque en esta acción parece que también contribuyen los ajoenos y el trisulfuro de dialilo. El ajo es, además, antifúngico, ya que ha demostrado su actividad frente a Candida y otros hongos, con una eficacia similar al clotrimazol en la eliminación de los síntomas clínicos de la candidiasis oral.

Actividad anticarcinogénica y antitumorogénica Estudios epidemiológicos y ensayos realizados en animales han demostrado que el consumo de ajo ejerce un efecto protector que reduce la incidencia de determinados tipos de cánceres, como el gástrico, colorrectal, de mama, cervical, etc.

El efecto anticancerogénico parece deberse a diversos mecanismos, como ser captador de radicales libres, incrementar los valores de glutatión, incrementar o modular la actividad de enzimas como glutatión-S-transferasa, catalasa, mecanismos de reparación de ADN, prevención del daño cromosómico, etc.

  • Actividad inmunomoduladora Estudios in vitro e in vivo han demostrado que el ajo tiene varios efectos que aumentan la inmunidad, como la estimulación de la proliferación de linfocitos y la fagocitosis de macrófagos, así como la estimulación de la liberación del interferón gamma;

También se ha demostrado que el ajo y sus componentes aumentan la actividad de las células asesinas naturales. Indicaciones El ajo tiene propiedades diaforéticas, expectorantes, antiespasmódicas, antisépticas, antimicrobianas, hipotensivas y antihelmínticas y es un promotor de la leucocitosis.

Tradicionalmente se ha utilizado en el tratamiento de bronquitis crónica, catarros, asma bronquial y gripe. También se ha utilizado para tratar la aerofagia, dispepsias, espasmos abdominales y amenorrea.

Tópicamente se ha utilizado para el tratamiento de callos, verrugas, otitis, artritis, artralgias, neuralgias o ciática. Sin embargo, el uso actual del ajo y de sus preparados se centra en su acción antihipertensiva, antiaterogénica, antitrombótica, antimicrobiana, fibrinolítica, preventiva del cáncer e hipolipemiante.

  • Así, por ejemplo, la Comisión E alemana indica su empleo en hiperlipidemias, arteriosclerosis, hipertensión arterial y en la prevención de problemas vasculares relacionados con la edad;
  • En cuanto a las dosis recomendadas, a pesar de que la dosis eficaz todavía no ha sido bien determinada, en general se recomienda para un adulto una dosis de unos 4 g al día de ajo o 300 mg de ajo pulverizado encapsulado (valorado en 1,3% de aliína o 0,6% de alicina) dos o tres veces al día o 7,2 g de extracto de ajo envejecido al día;

Reacciones adversas Se considera que el ajo es una especie que carece de toxicidad. Sin embargo, el consumo de ajo puede producir efectos adversos, aunque los más frecuentes no son graves, ya que no conllevan riesgos para la salud, puesto que están relacionados con el desarrollo de mal aliento o mal olor corporal.

El consumo de ajo también puede producir, en algunos casos menos frecuentes y cuando el ajo se consume en dosis elevadas o en personas especialmente sensibles, dolor abdominal, sensación de saciedad, náuseas y flatulencia.

También, mucho más raramente, podría producir síndrome de Ménière, infarto de miocardio, hematoma epidural o alteración en la coagulación. Por otro lado, el poder alergénico del ajo está bien reconocido, ya que se han identificado alérgenos como el disulfuro de dialilo, el sulfuro de alilpropilo y la alicina (este último puede ser irritante).

  1. Se ha descrito la aparición de reacciones alérgicas tanto por la ingestión como por contacto; la más frecuente es la aparición de dermatitis por contacto;
  2. El ajo fresco es muy irritante, especialmente en condiciones oclusivas, de manera que el contacto con la piel por un período superior a las 6-18 h se ha manifestado en ocasiones con quemaduras y necrosis cutánea;

Interacciones El ajo puede intensificar los efectos de los anticoagulantes, como la heparina o warfarina, y de los antiagregantes plaquetarios, lo que favorece la aparición de hemorragias. También diversos informes han sugerido que los complementos dietéticos y preparados fitoterapéuticos de ajo pueden aumentar el riesgo de hemorragia en pacientes durante la cirugía, por lo que resulta prudente dejar de tomar dosis elevadas de estos productos unos 10 días antes de una intervención quirúrgica.

  1. También se ha detectado interacción con saquinavir y posiblemente con otros inhibidores de proteasa, lo que puede disminuir los valores de saquinavir en sangre y, por consiguiente, reducir su efectividad;

Es importante tener este efecto en cuenta, ya que enfermos de sida ingieren, junto a los retrovirales, preparados de ajo para disminuir el colesterol, que normalmente aumenta como efecto secundario a esta medicación. Esta interacción puede deberse al hecho de que el ajo y los inhibidores de proteasa se metabolizan a través de la misma vía, el sistema CYP450.

Contraindicaciones Además de estar contraindicado el consumo de ajo en personas hipersensibles, en vista de las acciones terapéuticas del ajo, éste debe usarse con precaución en caso de trastornos de la coagulación debido a que puede favorecer la aparición de hemorragias.

En cuanto al embarazo y lactancia, al ajo se le atribuye actuar como abortivo y de afectar al ciclo menstrual, y también se ha descrito que presenta actividad uterínica. Además, algunos estudios han demostrado que el consumo de ajo por parte de las madres lactantes altera el olor de su leche y la conducta de los lactantes.

  • Esto puede deberse a que los sulfóxidos se excretan en cantidades significativas con la leche materna, lo que le confiere un sabor desagradable que puede afectar al niño;
  • Ante esto y por la falta de informes experimentales o clínicos acerca de los efectos adversos durante el embarazo o la lactancia, en estos casos no deben ingerirse dosis de ajo que excedan a las cantidades que se utilizan en las comidas;

Preparadosde ajoutilizados más frecuentemente en fitoterapia El ajo contiene numerosos componentes activos, de entre los que destacan sus compuestos azufrados, cuya presencia, su proporción o su ausencia en los distintos preparados dependen de manera decisiva del procesado.

¿Cómo tomar el ajo para el corazón?

RESUMEN El ajo es una de las plantas curativas más antiguas de la que tenemos referencia. En el presente trabajo, revisaremos las evidencias existentes sobre el consumo de ajo y el riesgo cardiovascular, analizando su papel sobre el perfil lipídico, el endotelio vascular y la agregación plaquetaria.

El consumo regular de 5 g de ajo crudo dos veces al día durante 42 días disminuye los niveles de colesterol total y triglicéridos, no obstante la mayor parte de los estudios realizados en el campo de os lípidos han sido llevados a cabo en animales.

En modelos animales (perros y ratas) se ha demostrado los efectos hipotensores del ajo de manera dosis dependiente. Algunos trabajos han demostrado que el ajo activa la fibrinolisis, además de suprimir el sistema de coagulación previniendo así la formación de trombos.

  1. Estos resultados se han corroborado en otro trabajo, en el cual se demuestra que el extracto alcohólico de ajo es un potente inhibidor de la agregación plaquetaria;
  2. En resumen, los efectos del ajo sobre la disminución del riesgo cardiovascular son importantes;

No obstante los estudios en humanos son escasos y todavía falta por demostrar que estos efectos disminuyan los eventos cardiovasculares así como la cantidad necesaria de ajo para obtener estos beneficios. Palabras clave: Ajo. Riesgo cardiovascular.