Ajo En Los Oidos Para Que Sirve?

Ajo En Los Oidos Para Que Sirve
Ajo – Share on Pinterest Comer un diente de ajo al día puede ayudar a evitar las infecciones de oído. El ajo se ha usado por mucho tiempo en la medicina tradicional para aliviar el dolor. Algunas investigaciones sugieren que tiene propiedades antimicrobianas que pueden contrarrestar la infección.

  1. Las personas no deberán usarlo como un sustituto de los antibióticos que ha recetado un médico;
  2. En su lugar, considera agregar el ajo a un régimen de antibióticos para acelerar el alivio;
  3. Para evitar las infecciones de oído, prueba comer un diente de ajo al día;

Las gotas óticas de ajo también pueden ayudar a reducir y evitar que una infección empeore. Cocina dos o tres dientes de ajo en dos cucharadas de mostaza o aceite de semilla de ajonjolí hasta que estén dorados, luego cuela la mezcla. Aplica una o dos gotas en cada oído.

¿Cuánto tiempo se deja el ajo en el oído?

Preparación del aceite de ajo para los oídos Añadir los dientes de ajo y dejar macerar con el aceite a temperatura suave durante unos cinco minutos.

¿Cómo quitar el zumbido de los oídos rápido?

¿Qué remedio casero es bueno para la infección de oído?

¿Cómo curar el oído?

¿Cómo preparar el ajo para el oído?

Ajo – El ajo tiene propiedades antibióticas y analgésicas. Remoja ajo machacado macerado durante varios minutos en aceite de sésamo o ajonjolí tibio. Cuela el ajo y aplica el aceite en el canal auditivo.

¿Qué contraindicaciones tiene el ajo?

El ajo ( Allium sativum L. ) es una especie que pertenece a la familia Liliaceae (comprende alrededor de 600 especies), originaria de Asia central. Desde tiempos inmemoriales se utilizan los bulbos, tanto para su uso culinario como por sus propiedades terapéuticas.

Fue conocida por las culturas mediterráneas y en la Edad Media lo utilizaron para combatir la peste. Más tarde se conoció en el continente americano y en la actualidad se cultivan diversas variedades de ajo en numerosos países del mundo como España, Italia, Egipto, Argentina, Méjico, Estados Unidos (California), China, India, etc.

Composición química El ajo está constituido por el bulbo subterráneo, conocido vulgarmente como cabeza de ajo. Éste, a su vez, está constituido por un número variable de bulbillos (los dientes), que están insertados sobre un eje aplastado. El ajo contiene numerosos componentes activos, de entre los que destacan sus compuestos azufrados.

Si el bulbo está intacto y fresco, el componente mayoritario identificado es la aliína o sulfóxido de S-alil-cisteína (aminoácido azufrado). La aliína es una sustancia inodora e inestable, pero, además de ésta, en el bulbo intacto se encuentran otros compuestos azufrados solubles en medio acuoso, como son los sulfóxidos S-metil-L-cisteína y S-propenil-S-cisteína, S-glutatión, g-glutamil-S-alil cisteína, y g-glutamil-S-alil-mercapto-L-cisteína.

Cuando los bulbos de ajo se almacenan a baja temperatura, la aliína se mantiene inalterable, mientras que cuando el ajo es machacado o triturado, la aliína se transforma en alicina y otros compuestos azufrados (tiosulfinatos), por la acción de la enzima aliinasa.

  1. Estos últimos son muy inestables y se transforman con extrema rapidez en otros compuestos organosulfurados: sulfuro de dialilo, disulfuro de dialilo (mayoritario en la esencia de ajo), trisulfuro de dialilo y ajoenos, todos ellos solubles en medio oleoso;

Se considera que 1 mg de aliína equivale a 0,45 mg de alicina. Las preparaciones comerciales de ajo normalmente se estandarizan según el contenido de los compuestos azufrados, particularmente de aliína, o del rendimiento de alicina. Además, en el bulbo de ajo se encuentran sales minerales (selenio), azúcares, lípidos, aminoácidos esenciales, saponósidos, terpenos, vitaminas, enzimas, flavonoides y otros compuestos fenólicos.

También se considera que contiene aceite esencial (debido a la formación de los compuestos azufrados volátiles), aunque éste no se encuentra preformado en el fármaco. Propiedades farmacológicas En los últimos 30 años se han realizado numerosos estudios, tanto in vitro como in vivo, sobre la química y las propiedades farmacológicas del ajo.

De esta manera, actualmente están documentadas muchas de sus propiedades, entre las que destacan su acción antioxidante, hipolipemiante, antiaterogénica, antitrombótica, hipotensora, antimicrobiana, antifúngica, anticarcinogénica, antitumorogénica e inmunomoduladora.

Todas estas propiedades farmacológicas se atribuyen principalmente a sus componentes azufrados. Actividad antioxidante En numerosas investigaciones realizadas in vitro e in vivo (en animales) se ha demostrado que el ajo fresco y muchos de sus preparados poseen efecto antioxidante.

Se ha visto que son eficaces para inhibir la formación de radicales libres, refuerzan el mecanismo de captación de radicales endógenos, aumentan las enzimas antioxidantes celulares (p. ej. , la superóxido dismutasa [SOD], catalasa y glutatión peroxidasa), protegen las lipoproteínas de baja densidad de la oxidación por los radicales libres e inhiben la activación del factor nuclear Kappa B (factor de transcripción inducido por oxidantes).

  1. Parece ser que aunque prácticamente todos los componentes del ajo poseen actividad antioxidante, los componentes con mayor capacidad podrían ser S-alil-cisteína y alicina, y también se sugiere que el efecto antioxidante es dependiente de la dosis y el tiempo;

Las propiedades antioxidantes del ajo y sus componentes son de gran interés en relación con sus efectos antiaterogénico, antihepatotóxico y anticancerígeno. Actividad hipolipemiante y antiaterogénica Actualmente está muy bien documentado que el ajo y sus componentes presentan un efecto positivo sobre la hipercolesterolemia, lo que disminuye los valores de colesterol total y de cLDL.

Se supone que el efecto reductor del colesterol está relacionado con la dosis administrada. Entre los mecanismos de acción propuestos, se incluye la inhibición de la biosíntesis del colesterol al inhibir la actividad de enzimas, como la hidroximetilglutaril-coenzima A reductasa (HMG-CoA) y la lanolesterol-14-dimetilasa.

You might be interested:  Que Significa Soñar Lavando Arroz Blanco?

El ajo y sus componentes también poseen efecto antiaterogénico y antiaterosclerótico. Actividad antiagregante y fibrinolítica Se han comprobado también propiedades inhibitorias de la agregación plaquetaria del ajo, tanto in vitro como in vivo (en animales).

Se supone que el ajo contiene más de un inhibidor de la agregación y de la liberación plaquetarias. Se considera que la alicina es el inhibidor principal, aunque algunos autores atribuyen esta propiedad a los ajoenos.

Dentro de los mecanismos de acción propuestos para este efecto antiagregante, se incluye la inhibición de la síntesis de tromboxano a través de la inhibición de la ciclooxigenasa y la lipooxigenasa, y el efecto inhibidor sobre receptores plaquetarios de ADP, colágeno y fibrinógeno.

  1. Ciertos componentes del ajo afectan también a los procesos que preceden a la agregación plaquetaria, como la activación de los trombocitos;
  2. En diferentes ensayos clínicos se demuestra que el efecto antitrombótico (aunque poco potente) del ajo, puede tener una incidencia importante al potenciar la actividad antiagregante de otros fármacos y por ello ser causa de interacciones medicamentosas y originar efectos adversos;

Actividad antihipertensiva Se han publicado diversos ensayos clínicos que demuestran el efecto hipotensor del ajo, generalmente utilizado en dosis de 600-900 mg/día. Las reducciones en la presión arterial son moderadas. Este efecto antihipertensivo probablemente se debe a su efecto vasodilatador.

Además, en cultivos de células endoteliales se ha comprobado que un extracto acuoso de ajo fresco inhibe de manera eficaz la actividad de la adenosina desaminasa (ADA), lo que puede contribuir a la actividad antihipertensiva y a los efectos vasoprotectores del ajo.

Actividad antimicrobiana y antifúngica Se ha demostrado, in vitro, que la alicina es activa contra bacterias grampositivas y gramnegativas, aunque en esta acción parece que también contribuyen los ajoenos y el trisulfuro de dialilo. El ajo es, además, antifúngico, ya que ha demostrado su actividad frente a Candida y otros hongos, con una eficacia similar al clotrimazol en la eliminación de los síntomas clínicos de la candidiasis oral.

Actividad anticarcinogénica y antitumorogénica Estudios epidemiológicos y ensayos realizados en animales han demostrado que el consumo de ajo ejerce un efecto protector que reduce la incidencia de determinados tipos de cánceres, como el gástrico, colorrectal, de mama, cervical, etc.

El efecto anticancerogénico parece deberse a diversos mecanismos, como ser captador de radicales libres, incrementar los valores de glutatión, incrementar o modular la actividad de enzimas como glutatión-S-transferasa, catalasa, mecanismos de reparación de ADN, prevención del daño cromosómico, etc.

  1. Actividad inmunomoduladora Estudios in vitro e in vivo han demostrado que el ajo tiene varios efectos que aumentan la inmunidad, como la estimulación de la proliferación de linfocitos y la fagocitosis de macrófagos, así como la estimulación de la liberación del interferón gamma;

También se ha demostrado que el ajo y sus componentes aumentan la actividad de las células asesinas naturales. Indicaciones El ajo tiene propiedades diaforéticas, expectorantes, antiespasmódicas, antisépticas, antimicrobianas, hipotensivas y antihelmínticas y es un promotor de la leucocitosis.

Tradicionalmente se ha utilizado en el tratamiento de bronquitis crónica, catarros, asma bronquial y gripe. También se ha utilizado para tratar la aerofagia, dispepsias, espasmos abdominales y amenorrea.

Tópicamente se ha utilizado para el tratamiento de callos, verrugas, otitis, artritis, artralgias, neuralgias o ciática. Sin embargo, el uso actual del ajo y de sus preparados se centra en su acción antihipertensiva, antiaterogénica, antitrombótica, antimicrobiana, fibrinolítica, preventiva del cáncer e hipolipemiante.

Así, por ejemplo, la Comisión E alemana indica su empleo en hiperlipidemias, arteriosclerosis, hipertensión arterial y en la prevención de problemas vasculares relacionados con la edad. En cuanto a las dosis recomendadas, a pesar de que la dosis eficaz todavía no ha sido bien determinada, en general se recomienda para un adulto una dosis de unos 4 g al día de ajo o 300 mg de ajo pulverizado encapsulado (valorado en 1,3% de aliína o 0,6% de alicina) dos o tres veces al día o 7,2 g de extracto de ajo envejecido al día.

Reacciones adversas Se considera que el ajo es una especie que carece de toxicidad. Sin embargo, el consumo de ajo puede producir efectos adversos, aunque los más frecuentes no son graves, ya que no conllevan riesgos para la salud, puesto que están relacionados con el desarrollo de mal aliento o mal olor corporal.

El consumo de ajo también puede producir, en algunos casos menos frecuentes y cuando el ajo se consume en dosis elevadas o en personas especialmente sensibles, dolor abdominal, sensación de saciedad, náuseas y flatulencia.

También, mucho más raramente, podría producir síndrome de Ménière, infarto de miocardio, hematoma epidural o alteración en la coagulación. Por otro lado, el poder alergénico del ajo está bien reconocido, ya que se han identificado alérgenos como el disulfuro de dialilo, el sulfuro de alilpropilo y la alicina (este último puede ser irritante).

  • Se ha descrito la aparición de reacciones alérgicas tanto por la ingestión como por contacto; la más frecuente es la aparición de dermatitis por contacto;
  • El ajo fresco es muy irritante, especialmente en condiciones oclusivas, de manera que el contacto con la piel por un período superior a las 6-18 h se ha manifestado en ocasiones con quemaduras y necrosis cutánea;

Interacciones El ajo puede intensificar los efectos de los anticoagulantes, como la heparina o warfarina, y de los antiagregantes plaquetarios, lo que favorece la aparición de hemorragias. También diversos informes han sugerido que los complementos dietéticos y preparados fitoterapéuticos de ajo pueden aumentar el riesgo de hemorragia en pacientes durante la cirugía, por lo que resulta prudente dejar de tomar dosis elevadas de estos productos unos 10 días antes de una intervención quirúrgica.

  1. También se ha detectado interacción con saquinavir y posiblemente con otros inhibidores de proteasa, lo que puede disminuir los valores de saquinavir en sangre y, por consiguiente, reducir su efectividad;

Es importante tener este efecto en cuenta, ya que enfermos de sida ingieren, junto a los retrovirales, preparados de ajo para disminuir el colesterol, que normalmente aumenta como efecto secundario a esta medicación. Esta interacción puede deberse al hecho de que el ajo y los inhibidores de proteasa se metabolizan a través de la misma vía, el sistema CYP450.

  • Contraindicaciones Además de estar contraindicado el consumo de ajo en personas hipersensibles, en vista de las acciones terapéuticas del ajo, éste debe usarse con precaución en caso de trastornos de la coagulación debido a que puede favorecer la aparición de hemorragias;
You might be interested:  Como Se Llama El Personaje Blanco De La Pantera Rosa?

En cuanto al embarazo y lactancia, al ajo se le atribuye actuar como abortivo y de afectar al ciclo menstrual, y también se ha descrito que presenta actividad uterínica. Además, algunos estudios han demostrado que el consumo de ajo por parte de las madres lactantes altera el olor de su leche y la conducta de los lactantes.

  • Esto puede deberse a que los sulfóxidos se excretan en cantidades significativas con la leche materna, lo que le confiere un sabor desagradable que puede afectar al niño;
  • Ante esto y por la falta de informes experimentales o clínicos acerca de los efectos adversos durante el embarazo o la lactancia, en estos casos no deben ingerirse dosis de ajo que excedan a las cantidades que se utilizan en las comidas;

Preparadosde ajoutilizados más frecuentemente en fitoterapia El ajo contiene numerosos componentes activos, de entre los que destacan sus compuestos azufrados, cuya presencia, su proporción o su ausencia en los distintos preparados dependen de manera decisiva del procesado.

¿Por qué te zumba el oído?

Descripción general – El tinnitus es cuando sientes un sonido de timbre u otros ruidos en uno o en ambos oídos. El sonido que sientes cuando tienes tinnitus no es externo y otras personas no lo escuchan. El tinnitus es un problema común. Afecta a entre un 15 y un 20 por ciento de la población y es particularmente común en adultos mayores.

¿Por qué te zumban los oídos?

Recursos de temas Los zumbidos o pitidos en los oídos (acúfenos o tinnitus) son sonidos que se originan en el oído y no en el ambiente. Se trata de un síntoma y no de una enfermedad específica. Los acúfenos son muy frecuentes, entre el 10 y el 15% de las personas experimentan este trastorno auditivo en mayor o menor grado.

Los acúfenos subjetivos son con mucho el tipo más común. Se deben a una actividad anormal de la zona del cerebro responsable del procesamiento de los sonidos (corteza auditiva). En el momento actual no se comprende bien por qué se produce esta actividad anormal.

Los acúfenos objetivos son mucho menos frecuentes. Se trata de un ruido real generado por alguna estructura situada en la proximidad del oído. A veces se pueden percibir estos sonidos responsables del acúfeno objetivo si se escucha con atención. Más del 75% de los trastornos relacionados con el oído incluyen los acúfenos como síntoma y las personas que sufren pérdida de audición desarrollan acúfenos sea cual sea su causa. Las causas más frecuentes de acúfenos subjetivos son

  • Exposición a ruidos o explosiones fuertes (traumatismo acústico)

Por lo general, el tinnitus objetivo ocasiona un ruido originado en los vasos sanguíneos próximos al oído. En estos casos, el sonido se aprecia con cada latido cardíaco (pulsátil). Las causas son

  • Flujo turbulento a través de la arteria carótida o la vena yugular
  • Ciertos tumores del oído medio que poseen abundantes vasos sanguíneos
  • Una malformación de los vasos sanguíneos de la membrana que recubre el encéfalo

No todos los acúfenos requieren una valoración por un médico. La siguiente información puede ayudar a decidir si es necesaria la evaluación de un médico y a saber qué esperar durante esta. Ciertos síntomas y características son motivo de preocupación. Entre estos factores se incluyen los siguientes

  • El acúfeno afecta a un solo oído
  • Cualquier síntoma neurológico (excepto la pérdida de audición), en especial, alteraciones del equilibrio o problemas para caminar, pero también vértigo o dificultad para ver, hablar, tragar y/o hablar

Las personas con signos de alarma deben acudir al médico de inmediato. Los pacientes sin signos de alarma en los que se ha desarrollado un acúfeno recientemente deben solicitar cita con su médico, al igual que los pacientes con acúfenos pulsátiles. La mayoría de los pacientes con acúfenos y sin signos de alarma sufren acúfenos de larga evolución pero deberían acudir al médico si todavía no lo han hecho. Los antecedentes clínicos y la exploración física a menudo sugieren la causa de los acúfenos y las pruebas que pueden ser necesarias (véase la tabla Algunas causas y características de los acúfenos Algunas causas y características de los acúfenos ). Durante la historia clínica, el médico pregunta sobre:

  • La naturaleza del acúfeno, incluyendo si se produce en uno o ambos oídos y si es constante o pulsátil
  • Si el paciente tiene síntomas neurológicos
  • Si ha estado expuesto a ruidos fuertes o medicamentos que puedan afectar a los oídos

Durante la exploración el médico se centra en el examen de los oídos (incluyendo la capacidad auditiva) y del sistema nervioso. También escucha (ausculta) con un estetoscopio sobre y cerca de la oreja de la persona y en el cuello en busca del sonido responsable de los acúfenos objetivos. Entre las posibles pruebas para las personas con tinnitus se incluyen El tratamiento del estrés y otros trastornos mentales (como la depresión) puede ser de ayuda. Muchas personas se tranquilizan al comprender que la causa de su tinnitus no es un trastorno grave. La cafeína y otros estimulantes pueden empeorar el tinnitus, por lo que deben tratar de evitarse.

  • La mayoría de los acúfenos se deben a causas que no son peligrosas, por ejemplo, exposición a ruidos fuertes, envejecimiento, enfermedad de Ménière, y el uso de ciertos medicamentos.
  • En muchos casos se desconoce su causa.
  • Los síntomas de alarma incluyen tinitus acompañado de síntomas neurológicos y tinnitus en un solo oído (especialmente cuando se acompaña de pérdida de la audición, mareos y/o alteraciones del equilibrio).
  • Los acúfenos rara vez se puede eliminar aunque ciertas técnicas ayudan al paciente a controlar sus síntomas de manera eficaz.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales Hacer clic aquí para la versión para profesionales Copyright © 2022 Merck & Co. , Inc. , Rahway, NJ, USA y sus empresas asociadas. Todos los derechos reservados..

You might be interested:  Vela De Ajo Para Que Sirve?

¿Que no debo comer si tengo tinnitus?

¿Cómo saber si tienes el oído inflamado?

¿Cómo se llama la planta para el dolor de oído?

¿Qué pasa si me pongo algodon con alcohol en el oído?

Prueba con gotas de alcohol y vinagre – El alcohol puede ayudar a evaporar el agua en tu oído. El alcohol también funciona para eliminar el crecimiento de bacterias, lo cual puede prevenir infección. Si el agua atrapada se debe a acumulación de cerilla, el vinagre puede ayudar a expulsarla.

  1. Combina partes iguales de alcohol y vinagre para preparar gotas óticas.
  2. Con un gotero estéril, aplica entre tres a cuatro gotas de esta mezcla en el oído.
  3. Frota suavemente el exterior de tu oído.
  4. Espera 30 segundos e inclina tu cabeza hacia los lados para dejar que la solución se drene.

No utilices este método si tienes cualquiera de estas condiciones:

  • una infección del oído externo
  • un tímpano perforado
  • conductos de timpanostomía (diábolos)

Compra alcohol y vinagre en línea.

¿Por qué tengo un zumbido en el oído?

Descripción general – El tinnitus es cuando sientes un sonido de timbre u otros ruidos en uno o en ambos oídos. El sonido que sientes cuando tienes tinnitus no es externo y otras personas no lo escuchan. El tinnitus es un problema común. Afecta a entre un 15 y un 20 por ciento de la población y es particularmente común en adultos mayores.

¿Cuál es la causa del zumbido en los oídos?

Recursos de temas Los zumbidos o pitidos en los oídos (acúfenos o tinnitus) son sonidos que se originan en el oído y no en el ambiente. Se trata de un síntoma y no de una enfermedad específica. Los acúfenos son muy frecuentes, entre el 10 y el 15% de las personas experimentan este trastorno auditivo en mayor o menor grado.

Los acúfenos subjetivos son con mucho el tipo más común. Se deben a una actividad anormal de la zona del cerebro responsable del procesamiento de los sonidos (corteza auditiva). En el momento actual no se comprende bien por qué se produce esta actividad anormal.

Los acúfenos objetivos son mucho menos frecuentes. Se trata de un ruido real generado por alguna estructura situada en la proximidad del oído. A veces se pueden percibir estos sonidos responsables del acúfeno objetivo si se escucha con atención. Más del 75% de los trastornos relacionados con el oído incluyen los acúfenos como síntoma y las personas que sufren pérdida de audición desarrollan acúfenos sea cual sea su causa. Las causas más frecuentes de acúfenos subjetivos son

  • Exposición a ruidos o explosiones fuertes (traumatismo acústico)

Por lo general, el tinnitus objetivo ocasiona un ruido originado en los vasos sanguíneos próximos al oído. En estos casos, el sonido se aprecia con cada latido cardíaco (pulsátil). Las causas son

  • Flujo turbulento a través de la arteria carótida o la vena yugular
  • Ciertos tumores del oído medio que poseen abundantes vasos sanguíneos
  • Una malformación de los vasos sanguíneos de la membrana que recubre el encéfalo

No todos los acúfenos requieren una valoración por un médico. La siguiente información puede ayudar a decidir si es necesaria la evaluación de un médico y a saber qué esperar durante esta. Ciertos síntomas y características son motivo de preocupación. Entre estos factores se incluyen los siguientes

  • El acúfeno afecta a un solo oído
  • Cualquier síntoma neurológico (excepto la pérdida de audición), en especial, alteraciones del equilibrio o problemas para caminar, pero también vértigo o dificultad para ver, hablar, tragar y/o hablar

Las personas con signos de alarma deben acudir al médico de inmediato. Los pacientes sin signos de alarma en los que se ha desarrollado un acúfeno recientemente deben solicitar cita con su médico, al igual que los pacientes con acúfenos pulsátiles. La mayoría de los pacientes con acúfenos y sin signos de alarma sufren acúfenos de larga evolución pero deberían acudir al médico si todavía no lo han hecho. Los antecedentes clínicos y la exploración física a menudo sugieren la causa de los acúfenos y las pruebas que pueden ser necesarias (véase la tabla Algunas causas y características de los acúfenos Algunas causas y características de los acúfenos ). Durante la historia clínica, el médico pregunta sobre:

  • La naturaleza del acúfeno, incluyendo si se produce en uno o ambos oídos y si es constante o pulsátil
  • Si el paciente tiene síntomas neurológicos
  • Si ha estado expuesto a ruidos fuertes o medicamentos que puedan afectar a los oídos

Durante la exploración el médico se centra en el examen de los oídos (incluyendo la capacidad auditiva) y del sistema nervioso. También escucha (ausculta) con un estetoscopio sobre y cerca de la oreja de la persona y en el cuello en busca del sonido responsable de los acúfenos objetivos. Entre las posibles pruebas para las personas con tinnitus se incluyen El tratamiento del estrés y otros trastornos mentales (como la depresión) puede ser de ayuda. Muchas personas se tranquilizan al comprender que la causa de su tinnitus no es un trastorno grave. La cafeína y otros estimulantes pueden empeorar el tinnitus, por lo que deben tratar de evitarse.

  • La mayoría de los acúfenos se deben a causas que no son peligrosas, por ejemplo, exposición a ruidos fuertes, envejecimiento, enfermedad de Ménière, y el uso de ciertos medicamentos.
  • En muchos casos se desconoce su causa.
  • Los síntomas de alarma incluyen tinitus acompañado de síntomas neurológicos y tinnitus en un solo oído (especialmente cuando se acompaña de pérdida de la audición, mareos y/o alteraciones del equilibrio).
  • Los acúfenos rara vez se puede eliminar aunque ciertas técnicas ayudan al paciente a controlar sus síntomas de manera eficaz.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales Hacer clic aquí para la versión para profesionales Copyright © 2022 Merck & Co. , Inc. , Rahway, NJ, USA y sus empresas asociadas. Todos los derechos reservados..